Patrimonio

mapa-Alpujarra

La comarca de la Alpujarra-Sierra Nevada de Granada cuenta con un rico patrimonio natural y cultural.

Su patrimonio natural contiene una diversidad de paisajes consecuencia de su diversidad geográfica que se asienta sobre dos factores: la diversidad altitudinal y la diversidad longitudinal (este-oeste). De la fuerte orografía y diversa altitud, así como de la transición climática surgen fuertes contrastes. De esta forma: periglaciar de las altas cumbre occidentales, bosques naturales de la media ladera nevadense, encinar, melojar, matorral mediterráneo, alcornocal de la Sierra Contraviesa, barrancos de la media ladera, espacios cultivados aterrazados, vegas llanas del surco sinclinal, paisajes agrícolas específicos y por último, la costa.

Por lo que se refiere al patrimonio cultural, la historia y la prehistoria han dotado a la Alpujarra de un elevado número de recursos monumentales. Prácticamente todos los pueblos tienen al menos una iglesia  y una ermita, cuyos orígenes se remontan desde la época de la dominación romana hasta la actualidad.

Aunque existan ejemplos visigodos, neoclásicos, barrocos,… el estilo predominante es el mudéjar, que se manifiesta en magníficos artesonados y torres de ladrillo, estando algunas erigidas sobre antiguas mezquitas.

La arquitectura alpujarreña es uno de los elementos más identificativos y originales de esta comarca, que suponen junto con las fuentes, miradores, calles, plazas, y el mismo medio en el que se enclava un paisaje de inigualables características.

Existen importantes diferencias tanto en el urbanismo como en las tipologías constrictivas entre los núcleos de población que son centros subcomarcales como Ugíjar, Cádiar, Órgiva, y el resto de los pueblos. Los primeros, poseen calles y casa más amplias, edificios modernos de varias plantas, y aunque tienen algunos barrios que conservan la arquitectura y disposición de las casas típicas alpujarreñas, la mayoría son de tejado a dos aguas.

El origen de la arquitectura alpujarreña se encuentra en las tribus beréberes que poblaron estas tierras. De hecho existen casas similares en el Rif y otros lugares del mediterráneo.

Dada su geografía, los pueblos de la Alpujarra se han dispuesto de forma escalonada y orientados al sur o a espacios abiertos con la finalidad de aprovechar la bonanza climática.

Las calles tienen un trazado sinuoso y hasta cierto punto caótico y anárquico. Esta disposición aparte de adaptarse al terreno, tiene una ventaja defensiva.

La casa típica alpujarreña está especialmente adaptada a las laderas y a las condiciones climáticas. Los materiales utilizados en las construcciones han sido la piedra, madera de castaño, nogal y álamo, cañas, yeso, lajas de pizarra, y launa. El uso de estos materiales está condicionado por razones evidentes: aprovechamiento de los recursos disponibles  y las dificultades para transportar los materiales. Los muros, de piedra y argamasa, son de un grosor importante y su disposición, al igual que las calles, parece que no tienen una disposición lógica. Aparte de los condicionantes del espacio disponible a construir, es muy importante tener en cuenta los posibles desplazamientos del terreno consecuencia del tipo de suelo y la pendiente, en consecuencia, las casas alpujarreñas se dividen en volúmenes casi independientes; de esta forma se consigue una construcción flexible, no sólo por los materiales sino también por la estructura que permite que se puedan deslizar por la pendiente incluso varios centímetros al año.  Las ventajas arquitectónicas y de habitabilidad expresadas no se están valorando en la actualidad no respetándose actualmente en la mayoría de los casos los principios básicos de una arquitectura y urbanismo cuya eficacia se contrasta con el paso del tiempo

Podemos decir, que el patrimonio histórico artístico de la alpujarra se caracteriza por lo siguiente:

  • Una gran diversidad de elementos; que se hayan distribuidos en el territorio y por tanto un mejor reparto de los beneficios derivados de su puesta en valor, esta circunstancia genera una dificultad a la hora de obtener resultados en la conservación  teniendo en cuenta la limitación presupuestaria.
  • Gran diversidad; en los aprovechamientos económicos que se han desarrollado históricamente en la comarca.
  • Escasez de elementos espectaculares; por esta razón hay que jugar con los elementos disponibles, reforzando una adecuada conservación y en una interpretación de calidad.
  • Gran deterioro patrimonial por abandono y restauraciones inadecuadas; para la primera cuestión quizá se deba dar una solución por la adjudicación de usos alternativos compatibles a los distintos elementos.
  • Existencia de un importante patrimonio difuso de difícil gestión; acequias y balates son los elementos patrimoniales que más incidencia tienen en la generación del paisaje alpujarreño. El riesgo de desaparición es grande y su conservación aparece como difícil teniendo en cuenta la actual evolución.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies